top of page
  • Foto del escritoralberto

Estudios postulan que una mala salud intestinalfavorecería cuadros más graves de COVID-19


Nuestro estilo de vida y los alimentos que conforman nuestra dieta son claves para

mantener un sistema inmune fortalecido que permita hacer frente a la enfermedad.

Cómo enfrentar el COVID-19 y evitar que se sigan perdiendo más vidas, es la interrogante

que hoy mantiene en alerta a la comunidad científica a nivel mundial. Y es que si bien la

vacunación es un paso importante, aún hay muchos aspectos sin resolver en cuanto a la

prevención del virus, sus efectos en nuestro cuerpo y cómo ciertas conductas pueden

ayudarnos a tener una mejor reacción en caso de contagio.

En ese contexto, la prestigiosa revista Gut, de la Sociedad Británica de Gastroenterología,

publicó recientemente un estudio que arrojó que la microbiota intestinal, es decir la

variedad y volumen de bacterias que habitan el intestino, influye en la respuesta del

organismo al Covid-19 y, por tanto, en la evolución de la enfermedad. En palabras

simples, una mala salud intestinal, es decir una microbiota poco equilibrada, daría pie a

cuadros más graves. En la misma línea, una reseña difundida en la revista mBio de la

Asociación Americana de Microbiología, vinculó una microbiota poco diversificada y la

ingesta elevada de alimentos procesados con los casos más graves de COVID-19 en los

países occidentales.

Si bien esta relación no ha sido investigada en profundidad, la nutricionista diplomada en

nutrición clínica adultos y nutrición deportiva, Marisol Martínez, plantea que

efectivamente “este conjunto de microorganismos que viven en el intestino humano tiene

una función de defensa vinculada al desarrollo del sistema inmunológico. Por ende juega

un rol importante en la protección ante cualquier enfermedad”.

En vista de lo anterior, lo fundamental es preocuparnos por cuidar la microbiota y

mantener su diversidad de manera permanente y para eso la alimentación es el pilar

central. “Debemos respetar los horarios, hidratarnos adecuadamente, consumir alimentos

ricos en fibra y preferir aquellos que contienen probióticos, que son microorganismos

vivos presentes en algunos alimentos cuya ingesta en cantidades adecuadas y en forma

sostenida en el tiempo resulta beneficiosa para la salud de las personas”, asegura

Martínez. De hecho, de acuerdo a un estudio de Grand View Reserch, Inc. para 2025 el


mercado global de probióticos alcanzará los 77,09 billones de dólares y la razón de su

auge está en el creciente interés por la salud preventiva.

Los probióticos se pueden encontrar en alimentos fermentados como el yogurth kéfir, el

chucrut y la kombucha, un brebaje milenario hecho a base de una infusión de té o hierbas

y azúcar de caña, que es fermentada por un cultivo de bacterias y levaduras (conocido por

su acrónimo en inglés como SCOBY). “Dado los ingredientes con que es elaborada, la

kombucha genera un equilibrio en la microbiota intestinal y eso nos permite estar más

fuertes desde la perspectiva inmunológico”. Para Maria Prieto, fundadora de

Kombuchacha, la primera en su categoría certificada orgánica en Chile, que además se

elabora en base a plantas libres de organismos genéticamente modificados, químicos y

pesticidas, señala que “las personas están cada vez más conscientes e informadas del

impacto de la alimentación en su salud. Ya incluso mucho antes de la crisis sanitaria, la

alimentación consciente iba al alza y hoy vemos con optimismo que está dejando de ser

algo de nicho para volverse tendencia masiva”. Asimismo, comenta que han aumentado

las preguntas sobre su poder frente al virus y, frente a ello “nosotros, más allá de ofrecer

nuestro producto como receta mágica, les comentamos que una flora intestinal saludable

mejora el sistema inmune y la kombucha, además de ser rica, es un aporte en la tarea de

balancear tu flora microbiana”.

0 comentarios

Comentarios


bottom of page