top of page
  • Foto del escritoralberto

Cómo hacer el recambio de clóset para el otoño de manera adecuada y sin estrés


Ya quedó atrás el caluroso verano y junto con él toda la ropa ligera y delgada que ayudó a soportar altas temperaturas en casi todas las regiones del país. Ahora comienza el recambio de ropa en el clóset, guardando toda la ropa de verano y sacando los chalecos, pantalones, polerones y blusas manga larga que ayudan a soportar los cambios de temperatura típicos que hay entre el verano y el otoño.


La mayoría de las personas guardan en la bodega, en maletas o en cajas la ropa que no se usa, por lo que cuando se procede a hacer el cambio de clóset, se encuentran con algunas sorpresas, sobre todo con los olores y el polvo. Para esto, es fundamental prepararse bien y mientras que algunos ya hicieron el recambio, aún hay muchas personas que deben revisar la ropa de otoño y comenzar a guardar la ropa de verano de manera óptima.


“Los electrodomésticos de línea blanca ayudan a garantizar la salud y bienestar, ya que se trata de una primera línea de defensa contra los gérmenes y bacterias. El sólo hecho de usar lavadoras con tecnología TrueSteam – en base a vapor amigable con el asma y las alergias –, por citar un ejemplo, puede reducir hasta un 99,9% de los alérgenos y ácaros de polvo impregnados en las prendas”, explica Jeanette Rodríguez, Marketing Manager de Línea Blanca de LG Electronics.


La especialista agrega que “sanitizar la ropa con vapor a una temperatura mínima de 60º C – además de ser una opción libre de químicos – ayuda a penetrar de manera eficaz en las telas, eliminando casi el 100% de los gérmenes, virus, bacterias y agentes alérgenos que permanecen en ellas”.


LG Electronics entrega algunos consejos para hacer el recambio de ropa y disfrutar un otoño con ropa limpia y en buen estado:


1) Se recomienda lavar toda la ropa que estuvo guardada durante mucho tiempo, porque acumula bastante polvo y bacterias, además, un buen lavado ayudará a quitar el típico “olor a guardado”.

2) Un consejo que nunca se debe olvidar es revisar bien las etiquetas de las prendas para darles un proceso de lavado adecuado. La ropa de otoño- invierno requiere mayor atención y cuidado por la variedad y complejidad de materiales y texturas.

3) Las prendas de cachemira, por ejemplo, se recomienda lavarla con agua fría, que no supere los 20 ºC y sin usar suavizantes, ya que es un material delicado. Algo similar se recomienda con la lana, ya que no se deben usar temperaturas elevadas, ni productos a base de cloro; mientras que el agua no debe sobrepasar los 30 ºC.

4) Por último, se debe tener en cuenta que las prendas de lana, de terciopelo y de otras telas gruesas no se deben meter en la secadora, ya que pueden verse afectadas. Además, los chalecos, por ejemplo, se recomienda secarlos en posición horizontal para evitar que se deformen.


Con estos consejos, las personas podrán cuidar su ropa y así permitir que dure mucho tiempo en buen estado, ya que la moda es una industria que contamina mucho por lo que se debe evitar comprar sin sentido.

0 comentarios

Commentaires


bottom of page